17 marzo 2013

Venecia día 1

En Venecia fue donde comenzamos nuestra ruta por Italia.
No me salen palabras describir esta ciudad...ella es única y muy diferente de todo lo que había visto anteriormente. Es una ciudad mágica, donde en cada rincón nos sorprende con una góndola, un puente, una máscara, etc...

Nosotros volamos desde Barcelona con Ryanair al aeropuerto de Treviso, que es el aeropuerto secundario de Venecia.
Ya en el mismo vuelo la compañía ofrece un autobús que te deja en plena Venecia.
A las 14.00 horas llegamos a Venecia y cogimos el vaporetto para ir a la famosa Plaza de San Marcos.

Una vez te subes en el vaporetto y empiezas a recorrer el Gran Canal uno se queda fascinado y entiende porque Venecia es tan especial. 
Recuerdo que saqué la cámara y comencé a sacarle fotos a todo, la felicidad me salia por los ojos.



Después de ese pequeño recorrido en el vaporetto llegamos a la Plaza de San Marcos, el punto más turístico de la ciudad.
Nuestro Hotel estaba a tan solo 2 minutos de la plaza, el Hotel Panada, que recomiendo muchísimo, porque tiene las tres B, bueno, bonito y barato, con un toque de ese estilo veneciano.


Fuimos corriendo a dejar las maletas al hotel y volvimos para la plaza para ahora si contemplarla con más calma y poder disfrutar de esta maravilla (hablaré más sobre esta plaza en el post Venecia día 2).
El primer lugar donde entramos fue en la Basílica de San Marcos, que además el acceso es gratuito, cosa que me sorprendió mucho.

La Basílica es la obra maestra de la influencia bizantina en el Veneto. Su fachada es una maravilla pero cuando entré y me encontré con los mosaicos de los techos me quedé con la boca abierta.


Al salir decidimos adentrarnos y dejarse llevar por las calles de Venecia en dirección hacia el Puente Rialto.



Por el camino Keeyth ya estaba loca por hacer el paseo de góndola. El paseo cuesta 80 euros, pero como era temporada baja, final del día, regateamos un poco y lo hicimos por 50 euros.
La verdad es que no es barato, ya que tampoco dura mucho tiempo, pero nadie puede decir que no es un momento bonito, y que si no lo haces en Venecia...¿donde lo vas a hacer?



Un poco más tarde ya estábamos en el Puente Rialto, que es el más antiguo de los cuatro puentes que cruza el Gran Canal, y también el más conocido.


Las horas de sol estaban acabando y fuimos andando para la Basílica de Santa María dei Frari, ya que cerraba más tarde y nos daba tiempo.
En esta iglesia se encuentran varias tumbas como la del compositor Monteverdi, el pintor Tiziano o el corazón de Canova, y varias obras de diferentes autores, como Bellini o Tiziano.


Cuando salimos ya era noche cerrada y ya empezaba a aparecer el cansancio del viaje. Nos fuimos andando en dirección del hotel y nos paramos en un pequeño restaurante a cenar antes de irnos a dormir, ya que al día siguiente nos esperaría un día entero caminando.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada